<
>

Clases de inglés, entrenamientos por iPad y cocina casera: Cómo los equipos ayudan a los jugadores venezolanos varados en EE.UU.

play
El mensaje de Albert Pujols para combatir el Coronavirus (0:38)

El inicialista y designado de Los Angeles Angels recuerda las medidas preventivas ante la pandemia de Covid-19 que azota al mundo entero. (0:38)

Dieciocho de los jugadores venezolanos de los Washington Nationals se hospedan en un Marriott en West Palm Beach, Florida. El gimnasio del hotel cerró para cumplir con los mandatos de distanciamiento social; el estadio local también está cerrado, lo que obliga a los jugadores a entrenar en el estacionamiento.

Esos 18 jugadores, gracias un mandato de las Grandes Ligas que se aplica a todos los jugadores de ligas menores, recibirán sus salarios de entrenamiento de primavera de $400 dólares semanales al menos hasta finales de mayo. Mientras tanto, los Nationals también están suministrando comidas, proporcionando planes de entrenamiento y software para reconocer los diferentes pitcheos a través de aplicaciones en sus iPads, e instruyendo a los entrenadores para que los evalúen con la mayor frecuencia posible, plan que es seguido por la mayoría de los equipos.

Los Rangers están haciendo algo similar con los 16 jugadores venezolanos que residen en Rangers Village en Surprise, Arizona, una instalación de última generación que abarca más de 68,000 pies cuadrados y puede albergar hasta 180 personas. Los jugadores pueden elegir que se les entreguen las comidas o recibir alimentos para cocinar por sí mismos. Los entrenamientos en grupos pequeños están programados, pero son opcionales. El entrenador de ligas menores de los Rangers, Carlos Maldonado, un nativo de Venezuela que tampoco pudo regresar a casa, considera que esta fue la mejor opción para esos jugadores.

"Podríamos haber volado a otro país y quedarnos atrapados en el aeropuerto sin saber si podríamos llegar", dijo Maldonado. "La mejor decisión que podríamos haber tomado fue quedarnos aquí y esperar hasta que esto pase. Todos queremos estar con nuestras familias durante este tiempo, pero lo más importante es nuestra salud y seguridad".

La mayoría de los grandes jugadores de otros países (República Dominicana, México, Japón, Corea del Sur) han tenido la posibilidad de regresar a casa. Los venezolanos no lo han hecho, en gran parte, debido a la continua tensión entre el país donde trabajan y el país donde viven. El gobierno de los Estados Unidos ha endurecido cada vez más las sanciones económicas contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, parte de las cuales incluyeron la suspensión de vuelos de pasajeros y de carga entre las dos naciones. En medio de eso, la economía colapsó, el crimen aumentó y los disturbios políticos continuaron escalando, colocando a Venezuela en una situación en la que ahora se considera como una de las naciones más mal equipadas para manejar un brote de coronavirus.

Se ha impuesto un estricto bloqueo y la mayoría de los vuelos desde países desde los que los jugadores estadounidenses suelen volar, como República Dominicana, Colombia y Panamá, han sido suspendidos. El jardinero de los Pittsburgh Pirates, Jose Osuna, se encuentra entre los que regresaron y se ha encargado de entregar personalmente la comida y las máscaras a los necesitados. En los Estados Unidos, sus compañeros se preocupan sin remedio.
"Además de los problemas obvios que muchos de nosotros estamos enfrentando en cuarentena o confinamiento en nuestros hogares, muchos de estos jóvenes venezolanos extrañan a sus familias en sus hogares y desean poder estar allí para ayudarlos", escribió en un correo electrónico el gerente general asistente de los Nationals, Mark Scialabba. "La agitación política y económica en Venezuela continúa creando una situación peligrosa para muchas de sus familias".

Varios equipos dieron a sus jugadores venezolanos cuatro opciones cuando cerraron los campos de entrenamiento de primavera: regresar a casa, quedarse con un amigo o familiar en los EE. UU., vivir fuera de la vivienda arreglada por el equipo o presentarse en una academia dominicana. Pero la preferencia era que los jugadores eligieran entre las dos últimas opciones, donde al menos se alimentarían y satisfarían sus necesidades médicas.

Los equipos proporcionan tres comidas al día y, en algunos casos, trasladan a los jugadores a la tienda de comestibles. Ellos suministran botellas de agua y equipamiento de béisbol. Las clases de inglés se brindan en línea y los entrenamientos se realizan fuera. Los miembros del personal de los Reds proporcionaron a sus jugadores de ligas menores sus dietas por adelantado, les enseñaron cómo usar aplicaciones de entrega de alimentos como Uber Eats y DoorDash, y poblaron sus cuentas de WhatsApp con la información necesaria. Los entrenadores de los Rangers han estado conversando en chats de video con los padres de los jugadores en Venezuela para asegurarles que sus hijos están en buenas manos.

"No es para que dejen de preocuparse por ellos, porque como padres siempre lo harán", comentó Mendoza en español. "Pero queremos que se mantengan en contacto para que sepan que están bien. Queremos que lo escuchen de ellos, pero también queremos que lo escuchen de nosotros, los entrenadores, para que sepan todo lo que estamos haciendo por ellos para que se aseguren que estén sanos y cómodos".


ES UNA CARGA INMENSA, pero Luis Meza prefiere llamarlo "una bendición". El coordinador para Latinoamérica de lanzadores de Los Angeles Dodgers ha pasado estas últimas semanas cuidando a casi una docena de jóvenes ligas menores venezolanos enclaustrados en un hotel cerca de las instalaciones de entrenamiento de primavera del equipo en Glendale, Arizona, a miles de kilómetros de los miembros de sus familias que luchan por sobrevivir una pandemia mundial en un país turbulento.

Meza, un nativo venezolano, pasó siete temporadas lanzando en el sistema de los Dodgers antes de hacer la transición a un papel de entrenador en 2016. Sabe lo que es trabajar en las ligas menores y preocuparse por sus padres y sentirse un extraño en el país donde trabaja. Y así, con todo el deporte en pausa indefinida, Meza ha pasado sus días cuidando a los jugadores venezolanos que no pudieron regresar a casa o consideraron demasiado peligroso hacerlo. Siguió predicando la importancia de seguir siendo positivo, pero las circunstancias han hecho cada vez más difícil transmitir ese mensaje.

Él necesitaba algo más. Se giró hacia las arepas.

Hace un par de martes, justo antes de finales de marzo, Meza estaba en su cocina de Phoenix preparando a granel una de los platos básicos de Venezuela. Mezcló el maíz molido, su esposa cocinó el pollo y juntos hicieron 50 arepas en una hora. Meza las envolvió individualmente en papel de aluminio, los apiló en un cooler, las metió en su automóvil, condujo hasta el hotel del equipo y las distribuyó a los jugadores que anhelaban las huellas de su cultura en un momento de consternación universal. Por primera vez en mucho tiempo, Meza vio a muchos de ellos sonreír.

"Muy gratificante", dijo Meza, de 26 años, en español. "En estos tiempos, con tanta dificultad, cualquier poquito puede ser un largo camino".

Los 30 equipos han estado operando bajo un mantra similar. La rápida propagación del COVID-19 ha detenido el deporte, la vida, y ha forzado a los atletas a permanecer en el interior y a generar inquietudes poco comunes sobre cómo permanecerán activos, adquirirán alimentos o cuidarán a sus seres queridos. Los jugadores de ligas menores con sueldos insignificantes y recursos escasos se encuentran en situaciones precarias, especialmente aquellos que provienen de países extranjeros, ninguno más que Venezuela.

El 15 de marzo, cuando MLB esencialmente pidió a los jugadores que no pertenecían al roster que abandonaran las instalaciones de entrenamiento de primavera, los jugadores venezolanos, muchos de ellos adolescentes, enfrentaron una decisión insondable: reunirse con sus seres queridos y ponerse en mayor peligro, o permanecer en los EE. UU. y dejar atrás a la familia en medio de una catástrofe mundial. La gran mayoría de ellos eligió quedarse; aquellos que no regresaron de inmediato no pudieron hacerlo en última instancia.

Una larga lista de equipos: los Milwaukee Brewers, los Washington Nationals, los Cincinnati Reds, los Texas Rangers y los Seattle Mariners, por nombrar algunos, ahora albergan a ligas menores venezolanos en hoteles o complejos de apartamentos en Florida o Arizona. Otros, como los Philadelphia Phillies, los St. Louis Cardinals, los Chicago Cubs, los Boston Red Sox y los Chicago White Sox, hicieron arreglos para que se quedaran en sus academias en la República Dominicana. Muchos, como los Dodgers, tienen varios jóvenes venezolanos en ambos sitios.

En un comunicado enviado por correo electrónico, los Cleveland Indians calificaron el acomodo de los jugadores de ligas menores venezolanos como "uno de los temas más desafiantes en esta pesadilla logística". Los Indians poseen un dormitorio de 90 habitaciones en su complejo de Goodyear, Arizona, que actualmente alberga a la mayoría de ellos. Los San Diego Padres trataron de hacer arreglos para que sus venezolanos regresaran a casa volando a través de la República Dominicana, pero esos jugadores se quedaron atrapados repentinamente allí cuando se suspendieron los vuelos entre los dos países. Ahora se están quedando en la academia del equipo en San Cristóbal, ocupando las habitaciones de los jugadores dominicanos que tuvieron la suerte de reunirse con sus familias.

Dos jugadores de los Reds decidieron regresar a Venezuela, pero cuando aterrizaron en New York para una escala, el equipo se enteró de que la mayoría de los puertos de entrada estaban cerrados. Los trajeron de regreso a Arizona para unirse a los otros 13 jugadores venezolanos y a 17 jugadores de ligas menores adicionales de otros países de alto riesgo. Eric Lee, director senior de desarrollo de jugadores de los Reds, estaba preocupado por las circunstancias actuales: una pandemia global, un país vacilante, un conjunto de circunstancias complicadas que paralizarían a sus jóvenes jugadores venezolanos, algunos de los cuales apenas tienen la edad suficiente para conducir. Luego, un grupo de entrenadores ofreció alguna perspectiva.

"Casi palabra por palabra, ellos dijeron: 'Oye, realmente apreciamos lo que está haciendo la organización, deberíamos preocuparnos por estos jugadores, y sabemos absolutamente que todo lo que ellos están haciendo es genial'", recordó Lee. "'Pero no deberíamos preocuparnos demasiado por su capacidad de sobrevivir, porque estos niños con todo lo que han pasado, son sobrevivientes. Tienen la capacidad de sobrevivir'. Pensé que era un recordatorio increíblemente genial. Creo que es muy fácil convertirlos en víctimas, que lo son, y son vulnerables, que lo son absolutamente, pero son duros como el infierno. Extremadamente resistentes".


CADA SEMANA, el entrenador de pitcheo de ligas menores de los Royals, Carlos Martínez, hace al menos cuatro carreras en busca de comestibles. El entrenador con experiencia de 24 años primero se dirige a un supermercado latino local en Surprise, Arizona, para conseguir sazones de platos al estilo dominicano, particularmente un estofado abundante conocido como 'sancocho'. Luego visita varias tiendas grandes, esperando horas para recoger lo que hay en existencia esa semana, pollo, cerdo o ternera, y se asegura de recoger suficiente arroz y frijoles para alimentar a un pequeño ejército.

Martínez luego se dirige a la casa que comparte con su esposa, Cari, para preparar el menú de esa semana. Pero la comida no es solo para su hijo de 14 años y su hija de 9 años, es para el resto de su familia, su familia de béisbol. Carlos y Cari reparten cuidadosamente porciones individuales, que luego cargan en la minivan familiar antes de salir a alimentar al personal y a los jugadores de ligas menores que se han quedado en Arizona.

Hace unos años, Martínez, a quien los jugadores llaman cariñosamente 'Coco', y su esposa comenzaron un pequeño negocio secundario cocinando comida dominicana para complementar sus ingresos de entrenador de ligas menores. No ha sido un esfuerzo lucrativo para la familia Martínez, pero les ha brindado mucha alegría a ellos y a la organización de los Royals.

"A los latinos nos encanta la cocina casera, necesitamos nuestro arroz y frijoles. Hace un tiempo, pensé que sería una buena idea llevar un pedazo de casa a los jugadores porque generalmente están en hoteles y no tienen cocinas. Le pregunté a mi esposa si podíamos comenzar a cocinar porciones individuales para vender", explicó Martínez. "Comencé cobrándoles un poco por el costo de los ingredientes. En mis últimos ocho años como entrenador en la Liga de los Apalaches, también cocinamos para ellos al menos una vez por semana, pero les damos la comida gratis. No puedo cobrarles. Esos son mis hijos. Sé lo que es no estar en tu tierra natal y no tener una buena comida casera".
Nick Leto, gerente de operaciones de los Royals en Arizona, se enteró de la generosidad de Coco y Cari, y para compensarlo, comenzó a ordenar comidas para el personal y finalmente lo contrató para cocinar para la "Noche latina" de los Royals.

"Nick me dijo: '¿Puedes manejar el catering de 165 personas?' y todo lo que dije fue: "¡Dios mío!" recordó Martínez, con una carcajada. 'Nick, ¡todo lo que voy a necesitar es irme un poco temprano tres días esa semana para poder cocinar para todas esas personas! Hice arroz blanco y frijoles, arroz moro [arroz y frijoles cocinados juntos en el mismo plato], y cociné carne de res, cerdo y pollo al estilo latino. Pero se me conoce sobre todo por mi sancocho, y cuando Nick se enteró, también lo pidió ... y te puedes imaginar ..."

Este abril, Martínez habría comenzado su novena temporada como entrenador de pitcheo de los Burlington Royals. La pandemia de coronavirus puso fin a eso. Pero no al servicio de entrega de comidas Coco y Cari, como de costumbre, de forma gratuita. "Los Royals se han ofrecido varias veces para pagar mis gastos de cocina, pero ya les dije que eso frustraría el propósito. Cari y yo hacemos esto porque nos preocupamos por ellos. Son parte de mi familia", dijo Martínez.

El campocorto venezolano de Burlington Royals, Maikel García, y el lanzador mexicano Marcelo Martínez, dos de los cientos de jugadores de ligas menores internacionales que no pudieron regresar a sus países de origen después de la implementación de restricciones de viaje debido a la pandemia de coronavirus, están muy agradecidos con su entrenador.

"La comida de Coco es la mejor, particularmente sus platos de arroz, frijoles y carne. Lo que hace es excelente para nosotros porque nos ayuda a ahorrar dinero, también muestra que a ellos les importa los latinos", dijo García en una entrevista de FaceTime con ESPN, donde él describió que los Royals trataron de llevarlo a su casa en La Guaira en Venezuela.

"Estoy muy agradecido. Coco nos está cuidando, se preocupa por nostros", agregó Martínez, un lanzador de ligas menores de Reynosa, México. "Estamos manteniendo la calma aquí. No ha habido casos [de coronavirus] aquí, así que todos estamos sanos y somos capaces de mantenernos en forma".

Los Royals albergan a unos 40 jugadores en Arizona, 25 de ellos de Venezuela. Los jugadores reciben tres comidas al día y una asignación semanal. Los miembros del personal, como el entrenador nacido en Australia, Allan de San Miguel, que tampoco pudo regresar a casa, ayudan con la entrega de comestibles a los jugadores y los mantienen ocupados a diario. Los jugadores tienen acceso a los grandes campos de práctica al otro lado de la calle donde pueden estirarse y jugar a la pelota afuera, pero solo en grupos pequeños y siguiendo las pautas de distanciamiento social. El personal también los ayuda a completar sus días con videollamadas de sus entrenadores y familias, además de clases de idiomas.

"He sido entrenador de fuerza durante unos 25 años", dijo el entrenador asistente de fuerza y acondicionamiento de los Royals, Phil Falco. "Te permite seguir adelante y hacer las cosas que te encanta hacer y te ayudan. Limpiamos todo. Los platos, las pelotas, las pesas, todo está impecable y lo mantenemos afuera en el campo. Cumplimos con las reglas de lo que se supone que debemos hacer, pero también mantener una unión. [La comida de Martínez] es excelente. Pasé dos años en la pelota invernal en Venezuela, en Barquisimeto, y allí también tenían comida increíble. Pero Carlos hace un gran trabajo. Ha sido genial".


MANTENER A LOS JUGADORES recibiendo sus salarios y alimentos mientras intentan concentrarse en el béisbol es positivo, pero hay algunas cosas que los jugadores venezolanos varados en Estados Unidos necesitan más allá de este tipo de asistencia.

"Solo porque son increíblemente talentosos y se destacan en este un deporte, tendemos a imaginarlos como superhéroes, pero realmente son como cualquier otro chico de 18, 19 o de veintitantos años", explicó J.J. Piccolo, asistente del gerente general del personal de jugadores de los Royals. "Es importante mantener sus mentes ocupadas. Estos son niños pequeños, preocupados por sus familias. Si los jugadores no tuvieran la estructura que les brindamos o no se sintieran apoyados, podría ser un desastre".

Los Royals no son el único equipo enfocado en las necesidades de salud mental de sus jugadores. Algunos otros equipos ofrecen sesiones semanales de salud mental o "check-ins" en inglés y español. Los Blue Jays, por ejemplo, están brindando sesiones de habilidades mentales dos veces por semana para todos sus jugadores de ligas menores, particularmente enfocados en los 18 jugadores venezolanos de habla hispana que no pudieron regresar a casa. Su personal también está ayudando a los jugadores con la idea de proporcionarles habilidades generales para la vida y su bienestar, similar a su plan de estudios de habilidades mentales de la temporada regular, pero enfatizando la resistencia y la positividad en estas circunstancias adversas sin precedentes.

Pero tal vez ningún equipo haya hecho de la salud mental de sus ligas menores una prioridad tanto como los Tampa Bay Rays.

"Una cosa que realmente me impresiona de los Rays es su cuidado de las personas. Es la gente primero, no importa si estás firmado, o en qué ronda lo hiciste. No hay ciudadanos de segunda clase", explicó Justin Su'a, 'entrenador de rendimiento mental del equipo. "Nos enfocamos en asegurarnos de cuidar a nuestros jugadores no solo en el aspecto físico sino también en el estado mental. El béisbol en este momento es secundario. Lo importante es cuidar a cada jugador y hacerlo de la mejor manera para que nadie sufra una caída".

La gran mayoría de los equipos de la MLB emplean entrenadores de habilidades mentales para ayudar a sus jugadores a enfrentar los desafíos del juego. Pero en tiempos turbulentos como el actual, ya no se trata de enseñar habilidades para la vida o ayudar a los jugadores a superar la ansiedad o cómo ayudar a salir de una depresión. Se trata de abordar el conjunto único de desafíos que la pandemia de coronavirus les ha impuesto: ellos son jugadores jóvenes de un país extranjero, que viven en una habitación de hotel o en un apartamento, sin la única razón por la que han elegido estar lejos de sus familias: poder jugar al béisbol.

"Lo que creo que estos chicos realmente necesitan en este momento es, en primer lugar, tener una sensación de seguridad. Toda vez que la sensación de seguridad se vea amenazada, traerá ansiedad, traerá pánico", dijo Su'a. "Estamos tratando de normalizar estos sentimientos. Está bien sentirse solo, está bien sentirse nervioso. Está bien tener esos sentimientos de incomodidad e incertidumbre".

Su'a ayuda a los jugadores a superar dichos sentimientos para abordar lo que está a su alcance. "Les damos herramientas para ayudarlos a enfocarse en lo que pueden controlar. Es fácil, incluso como adultos, caer en modo de pánico debido a lo que podría pasar. '¿Qué pasa si la temporada no se juega? ¿Qué pasa si no puedo pagar por algo? ¿Qué pasará con mis bonos? Son preguntas frecuentes. Y el hecho de que muchos de nuestros jugadores internacionales no pueden irse a casa, es algo que estamos tomando en contexto. Entendemos el efecto psicológico de ello, por eso importante que hablen con los entrenadores, quienes también están experimentando algo similar. Existe ese componente de compartir el sufrimiento de cada jugador y poder decirles: 'Sé que no puedes ir con tu familia, sé que quieres estar con ellos'".

Esa empatía, en un entorno de béisbol y por remota que sea, puede marcar una gran diferencia para hacerle frente a los problemas que están padeciendo.

"Incluso después de las llamadas telefónicas y las videollamadas o lo que sea, la situación no cambia", agregó Su'a. "Todavía van a estar en la misma habitación de hotel, todavía estarán en la misma situación. Sin embargo, espero que cuando cuelguen, sepan que hay personas que se preocupan por ellos en esta organización y que, si necesitan algo, tienen los recursos para ayudarlos física, mental y emocionalmente a navegar esta tormenta".

Su'a admite que hay un período de ensayo y error al aprender a cuidar y responder a las necesidades de salud mental de los jugadores durante este paréntesis sin precedentes del béisbol. Al mismo tiempo, su personal tiene que lidiar con el estigma de la salud mental, particularmente cuando se trata del concepto tradicional latinoamericano de masculinidad, donde los jugadores temen que cultivar el bienestar más allá de sus necesidades físicas, es visto como un signo de debilidad.

"Si a esta generación la llamas, seguramente te devolverán un mensaje de '¿por qué me llamas? ¿Por qué no me envías mensajes de texto?'", señaló Su'a. "Estamos aprendiendo y entendiendo que se trata de una generación de mensajes de texto, una generación de FaceTime. Una generación que hará FaceTime pero ni siquiera mirará la pantalla, que colgará el teléfono y jugará videojuegos. Pero estos tiempos sin precedentes requieren medidas sin precedentes. Por eso estamos haciendo todo lo posible para comunicarnos en todas las facetas, ya sea desde las llamadas telefónicas, los mensajes de texto, FaceTime, llamadas de Zoom, WhatsApp. A veces, si los vemos en las redes sociales, les mandaremos un 'Hey, ¿cómo estás?' en la sección de comentarios.

"Los encontramos en donde ellos están".