<
>

Cinco interrogantes de los Dodgers en la temporada baja

play
Nationals hicieron 'magia' (1:56)

Guillermo Celis y Fernando Álvarez analizan la sorprendente victoria de Washington sobre los Dodgers y el papel de Clayton Kershaw que no respondió en la postemporada. (1:56)

LOS ANGELES - Los sofás estaban ausentes en el centro del clubhouse de Los Angeles Dodgers tarde en la noche del miércoles. El vacío se sentía. Fueron removidos en anticipación de otra celebración con champán, quizás para eso de la séptima entrada, cuando una ventaja de dos carreras pasó de la mano de Walker Buehler a Clayton Kershaw.

Lo que pasó después - Kershaw permitió jonrones a Anthony Rendon y Juan Soto en lanzamientos consecutivos en la octava, Joe Kelly toleró un grand slam a Howie Kendrick en la 10ma y los Dodgers sufrieron una derrota ante los Washington Nationals en el Juego 5 de la Serie Divisional de la Liga Nacional - fue una montaña rusa de emociones que dejo una sala llena de jugadores conmocionados tras su paso.

La temporada 2019 de los Dodgers incluyó un récord para la franquicia de 106 victorias y un diferencial de 274 carreras, el mejor en la Liga Nacional. Pero ahora, de repente y cruelmente, llegó a su fin, sin un campeonato por 31ra temporada consecutiva. El equipo de béisbol de Los Ángeles es un grupo dominante que ha capturado siete títulos divisionales seguidos y que está construido para ganar sostenidamente, pero el mal sabor de resultados en la postemporada provoca introspección. Y los Dodgers tienen mucho que preguntarse de cara a lo que debe ser una temporada muerta fascinante.

1. ¿Habrá cambio de manager?

Suena raro cuando das un paso hacia atrás y remueves el factor emoción de la ecuación. En cuatro años, Dave Roberts ha llevado a los Dodgers a cuatro postemporadas, tres apariciones en la Serie de Campeonato y dos en la Serie Mundial. Hace 10 meses, la franquicia lo recompensó con una extensión de contrato de 4 años. Pero sus decisiones y estrategias jugaron un papel crucial en las últimas 2 eliminaciones del equipo.

En el 2018 fue el Juego 4 de la Serie Mundial, el penúltimo juego de su equipo en la campaña, cuando removió a Rich Hill antes de lo que debía, un giro de acontecimientos que fue racionalizado más tarde como una falta de comunicación. Esta temporada, en el juego decisivo de la SDLN, Roberts estropeó la estrategia a la hora de usar su bullpen, usando a Kershaw un poco más de lo previsto, dejando a Kelly para una segunda entrada y no usando al especialista zurdo Adam Kolarek cuando tenía que hacerlo. Quizás el presidente de operaciones Andrew Friedman, cuyo contrato expira ahora y se espera esté de vuelta, traiga a alguien nuevo para dirigir al equipo. Su antiguo compañero de trabajo Joe Maddon está disponible.

2. ¿Así que, Gerrit Cole y Anthony Rendon?

Asumiendo que Kenley Jansen vaya a ejercer su opción para los últimos dos años de su contrato, sería uno de solo cinco jugadores - junto a Kershaw, Kelly, Justin Turner y Kenta Maeda - en la nómina para 2010 (sin incluir los jugadores elegibles para arbitraje y los que son pre-arbitraje). Esos cinco contarán para un poco menos de $75 millones en la nómina fiscal de saldo competitivo del equipo. En otras palabras, los Dodgers tendrán bastante dinero para gasta este invierno.

No son conocidos por gastar en contratos grandes bajo Friedman, pero actualmente solo tienen dos jugadores firmados más allá de la temporada 2021. Cole exigirá un contrato lucrativo a largo plazo, pero añadiría una presencia estabilizadora en el tope de la rotación, reemplazando a Hill y Hyun-Jin Ryu. Y Cole es oriundo del sur de California. Rendon, quien se dice estaría en el mercado en búsqueda de un contrato más corto con un mayor promedio anual de salario, podría ser titular en segunda base o permitir que Turner se mueva a la inicial.

Firmar a cualquiera de los dos le brindaría mucha flexibilidad también en el mercado de cambios.

3. ¿Qué hacer con Kenley Jansen?

Los Dodgers le pagarían $38 millones a Jansen por las próximas dos temporadas, pero no suena que confían en él como su cerrador. Roberts dijo lo contrario en los días antes rumbo a la postemporada, rechazando la posibilidad de emparejamientos en la novena entrada. Pero entonces, solo días después, Roberts aludió a la posibilidad de usar a Jansen en situaciones no de salvados.

Jansen tuvo las cifras más altas de su carrera con efectividad de 3.71 y 8 salvados perdidos durante la fase regular. En sentido general, Jansen no parece ser el mismo desde la Serie Mundial del 2017. Todavía es un relevista competente, pero los Dodgers tienen que preguntarse si pueden confiar en él de cara al futuro.

4. ¿Y qué de Dustin May, Tony Gonsolin y Julio Urías?

Esos tres podrían componer un tercio de la rotación en 2020, junto a Kershaw y Buehler. La única pregunta sería si los Dodgers piensan que pueden tener algo mejor.

En la recta final, May (22 años), Gonsolin (25) y Urías (23) básicamente ocuparon roles híbridos con aperturas ocasionales y múltiples entradas fuera del bullpen. Urías pasó la temporada entera como un relevista de múltiples entradas, mientras que Gonsolin y May estuvieron la mayoría del verano en las menores. Los Dodgers podrían justificar más tiempo de desarrollo para May y Gonsolin, pero necesitan encontrar un rol fijo para Urías, sea como abridor o relevista zurdo.

5. ¿Qué posición defensiva ocupará Cody Bellinger?

Como demostró al realizar una difícil atrapada contra la verja en la cuarta entrada del Juego 5, Bellinger tiene talento para jugar el bosque central. También tuvo una temporada digna de Guante de Oro en el derecho, la posición que ocupó como titular desde el inicio de la temporada. Y varios de sus compañeros dicen que es el mejor primera base defensivo que jamás han visto.

Los Dodgers movieron a Bellinger al jardín central y a A.J. Pollock al izquierdo en el tramo final de la fase regular ya que pensaron que así tenían su mejor alineación defensiva. Ellos adoran su versatilidad, así que quizás Bellinger continuará contribuyendo en las tres posiciones. O, quizás se convierte en la versión de Mike Trout rondando el bosque central en la Liga Nacional, excepto con un brazo más fuerte.