<
>

El Clásico español detrás de cámaras... Una experiencia de película

play
Real Madrid sale del apuro y vence al Eibar (1:31)

Tras dos goles anulados por el VAR, Asensio y Benzema le dieron un cómodo triunfo al equipo merengue. (1:31)

MADRID -- Dicen que es el mejor partido que se puede ver en el mundo del futbol y no les falta razón: la pasión, la rivalidad, los títulos... Todo está a la altura de una cita global que, cada año, reúne a millones de personas delante del televisor. Por eso LaLiga ha dado un paso hacia adelante en la producción y realización de un deporte que va de la mano del espectáculo y que, hace unos años, es pionera y referencia para otros campeonatos.

En la mañana del Clásico, Valdebebas amanece con algo de viento y unas nubes que amenazan con tormenta en unas horas. El viento, incesante, acompaña los aterrizajes y despegues del aeropuerto de Barajas que, a escasos kilómetros, completa la postal de las afueras del Madrid menos urbano. Allí, en la denominada Ciudad Real Madrid, un ejército de trabajadores de Mediapro llevan días trabajando para nada falle en el que, según Sergio Sánchez, responsable del aérea audiovisual de La Liga, es el “partido más importante de todos”.

Mientras tanto, los responsables de Mediapro siguen haciendo las pruebas pertinentes y montando las últimas cámaras para una retransmisión que se ha convertido en referencia internacional. Óscar Lago, Jefe de Realización, recibe a ESPN en una unidad móvil de televisión que se adquirió recientemente. Allí nos cuenta que serán 30 las cámaras a utilizar durante el partido y que, salvo 2 ó 3 cámaras que no estarán por “temas legales y de infraestructura”, serán las mismas que para un Clásico con público.

Y es que está edición del Real Madrid - Barcelona en la capital de España está condicionada por dos motivos. El primero, que se juegue en un estadio tan pequeño como el Alfredo di Stefano y, el segundo, la proximidad del aeropuerto de Barajas. En cuanto a lo del estadio, como es normal, no se pueden utilizar cámaras que en el Santiago Bernabéu estaban destinadas al público. En referencia a la legalidad, se ha tenido que cambiar el famoso helicóptero que sobrevuela los estadios por un dron de 4,5 kilos de peso que ofrece unas “imágenes beauty” fantásticas.

A pesar de las dificultades, todo parece normal. Incluso mejor. Lago presume con ESPN del uso pionero de cámaras de “look cinematográfico”. Son las mismas cámaras que en redes sociales denominan como “las de la Playstation”, por tener una imagen similar a la de los videojuegos.

“En noviembre se lo vimos a la NFL y pensamos en cómo aplicarlo al fútbol. Son deportes distintos porque aquí no hay tantas pausas. El primer día Griezmann vino a celebrar el gol en frente de la cámara y tuvo más repercusión positiva de la que pensábamos. La gente empezó a decir que les recordaba a la PlayStation y gustó mucho. Implementamos la opción para mejorar el rendimiento. Hemos pasado de tener 6 ó 7 planos por partido a colocarla en formato dual como Steadycam”, señala Óscar Lago.

De hecho, LaLiga nos ofreció probar dicha cámara y la sensación es increíble. Primero por el peso, que no todo el mundo está preparado para portar un chaleco más la cámara y su soporte que pesan unos 30 kilogramos de peso. Y, segundo, por la textura de la imagen final. El espectador tiene una profundidad de campo espectacular con unas cámaras que La Liga ha adaptado al deporte en vivo en tiempo récord, ya que están más orientadas a la grabación que a las retransmisiones en directo.

Más allá del reto técnico, claramente dominado, la retransmisión de un Clásico tiene un problema inevitable: la falta de público. En ese aspecto, Óscar Lago

“La falta de público real es un handicap muy grande pero, por desgracia, es así. El público es vital porque el fútbol es pasión y, sin público, no es lo mismo. Intentamos paliarlo enseñando más reacciones de jugadores y más repeticiones al tener algo más de tiempo para ello”, comenta el Jefe de Realización de Mediapro.

El dispositivo se completa con otras 4 cámaras especiales ultra lentas para seguir a varios jugadores que graban a 300 fps y otras tres cámaras más que graban a 75 fps.

Además, la inclusión del entorno virtual se lleva implementando desde el inicio de la pandemia de forma satisfactoria. El dispositivo minimiza el impacto de las gradas vacías y de la ausencia de público.

“La grada virtual nos permite conseguir que el espectador se olvide que el estadio esté vacío. Es la clave del éxito. Psicológicamente se desconecta y se olvida que no hay público, mientras que el sonido ayuda a que esa sensación perdure durante los 90 minutos”, dice Lago.

Con el paso de las horas, el Clásico se acerca y las pruebas para que todo salga bien van terminando. El azul de las gradas del Di Stefano contrasta con el verde brillante y cuidado del césped. Un par de trabajadores del club comentan que “es imposible no jugar bien aquí”.

La Liga ha intentado desarrollar un mecanismo para que la relación entre la hinchada y sus jugadores se mantenga. Y está estrechamente relacionado con la realización de los partidos. Es la inclusión de la Fan Cam. Se trata de unas cámaras ubicadas en las gradas para que los jugadores puedan celebrar de forma personalizada sus goles.

“El hecho de incentivar la relación entre el jugador y el aficionado es algo clave para nosotros. Al ser a puerta cerrada, los partidos son muy fríos y eso lo atempera”, declara Sergio Sánchez, responsable del aérea audiovisual de La Liga.

Apenas tres horas para el comienzo del partido y un dron sobrevuela el Alfredo Di Stefano. Es la señal más inequívoca de que todo el trabajo de un año da sus frutos y que, a partir de las 21:00 hora local, el protagonismo ya responsabilidad recaerá en los actores principales de un Clásico que es de película. Es el turno de Messi, de Courtois, de Benzema, de Pedri y del resto.