<
>

El Barcelona jugará una temporada en el estadio Johan Cruyff durante remodelación del Camp Nou

play
La crisis financiera del Barça no ve la luz al final del túnel (2:45)

De acuerdo al resultado de la auditoría, al club culé le tomaría cinco años para superar la crisis financiera actual. Carolina Guillén y Fernando Palomo hablan de la misma. (2:45)

BARCELONA -- Joan Laporta ratificó su "total apoyo" a Ronald Koeman como entrenador del Barcelona, avanzó que la próxima semana "pueden haber novedades" respecto a la renovación de jóvenes promesas del club, aclarando que "están muy avanzadas" las conversaciones con Pedri y Ansu Fati, como ocurrirá en breve con Gavi y sorprendió anunciando que el primer equipo se trasladará "muy probablemente" durante una temporada al estadio Johan Cruyff con motivo de las obras del Camp Nou, ampliándose la capacidad del campo en el que juega el Barça B y fememino "hasta las 50 mil localidades".

En entrevista con Rac 1, Laporta anunció que el estadio Johan Cruyff es la alternativa más factible para trasladar al primer equipo durante una temporada mientras se llevan a cabo las obras del Camp Nou, por encima de la opción del Estadio Olímpico de Montjuic.

"Tenemos la posibilidad del Estadio Olímpico, pero me gusta más la del Johan Cruyff, donde se puede levantar la visera con gradas supletorias”, relató, anunciando que se contempla una ampliación "hasta 50 mil localidades (actualmente su capacidad es para 6 mil personas), teniendo que hacer rotaciones con los abonados (más de 80 mil), que entenderán perfectamente por lo que representará para el club".

Hablando del Camp Nou, Laporta indicó que "la tercera y la primera gradería se tendrá que hacer de nuevo. El proyecto será de tres años o cuatro años y provocarán una ampliación hasta 110 mil espectadores, con palcos VIP nuevos y hospitality", advirtiendo que la obra final "varía el proyecto de Bartomeu, que ya estaba obsoleto".

FINANCIACIÓN
Para llevar a cabo tan ambicioso proyecto la directiva de Joan Laporta negocia una financiación de 1,500 millones de euros con Goldman Sachs, "que se ha mostrado muy interesado en el proyecto. La semana pasada tuvimos una reunión, están muy interesados y nos quieren acompañar".

"Hay otros inversores interesados, pero Goldman conoce muy bien el proyecto. Hablamos de entre 800 y 900 millones de euros a los que hay sumar el Palau y el campus, que nos lleva a los 1.500 millones" relató el presidente azulgrana, explicando que en Goldman Sachs "entienden que la forma de gestionar el proyecto es que una vez esté construido devolvamos la financiación”, indicando que, por ello, no puede entenderse "como un crédito propiamente dicho" y alertando que, en cualquier modo, "deberá aprobarlo la asamblea... Y si no lo autoriza significaría un golpe muy duro".

En ese sentido el dirigente informó que con la remodelación el Camp Nou llevará un nombre publicitario y que debe "entenderse que el nuevo estadio será un generador de ingresos. Tendrá sponsor el nombre, porque hay que aprovechar todos los activos", avisando que los clubs históricos juegan en desventaja porque "los clubes estado pueden aguantar mucho mejor".

"Todo esto es necesario para la viabilidad del club. El nuevo Espai Barça generará muchos ingresos y cuando hagamos la presentación del nuevo proyecto de estadio, la gente se dará cuenta del impacto para la ciudad y para el club”, advirtió Laporta, quien dejó claro que la directiva de Bartomeu "no hizo los deberes" y aseguró que llevar adelante las obras "es fundamental.

Sobre la posibilidad de que Goldman Sachs obtuviera algún tipo de control sobre el club por su apoyo financiero, el presidente del Barça fue rotundo en su negativa. "Ni tiene control ni poder de decisión sobre esta operación porque confía con nosotros. La máxima es la confianza, pero mandará el Barça”, proclamó, sentenciando que no habrá "garantías reales porque es el propio negocio el que retorna el crédito, aunque la financiación tiene sus honorarios. Ellos no explotarán el campo y el poder de decisión será nuestro, las decisiones las tomamos nosotros".

RATIFICA A KOEMAN
"Koeman es nuestro entrenador y se queda”, proclamó el presidente del Barça en una entrevista a RAC1 en la que advirtió que el holandés "merece un margen de confianza. Cuando las cosas no salen como queremos todos estamos fastidiados, incluido él, pero hay que valorarlo todo y escuchar a la gente de tu confianza. Entonces llego a la conclusión de que debo actuar como hice con Rijkaard en 2003 y darle toda mi confianza".

Ronald "es culé, quiere al Barça... Y eso lo notas. Hablamos de un mito del barcelonismo que vino en un momento de máxima dificultad”, desveló Laporta, quien descubrió que en su momento "hablé con él, le pregunté si confiaba en el equipo y me dijo que sí, pero que se necesitaba recuperar a los lesionados. Yo vi que quería seguir a toda costa y es de justicia que lo haga porque, además, tiene contrato en vigor".

Preguntado por Xavi Hernández o todos los nombres que han aparecido en las últimas semanas, el presidente del Barça fue concluyente: "Estamos orgullosos de tener a Koeman como entrenador y otorgarle el margen de confianza que merece para revertir la situación. Aquí la gente puede pensar que hay improvisación, pero yo nunca he dicho que no queríamos a Koeman y creo que es la decisión más conveniente ahora mismo".

"Con Xavi he hablado recientemente porque somos amigos... de la misma forma que hace poco hablé con Pep (Guardiola). Me gusta comentarles cosas pero no cumpliría con el margen de confianza que le damos a Koeman si empezásemos a hablar de candidatos”, proclamó el dirigente, que no aclaró si el holandés tiene crédito ilimitado y menos aún de cara a la próxima temporada, resumiendo que "debo ser ponderado en la toma de decisiones... He hecho lo que me han aconsejado”, y reconociendo que Jordi Cruyff "ha tenido un papel importante en este margen de confianza".